Esta es la segunda parte de la nota que comienza en este post:

La idea

Existen emprendedores al estilo Gollum, que creen que la idea que tienen es su pequeño tesoro y por lo tanto no la cuentan, no la comparten, por miedo a que se la roben. ¡Lo peor que pueden hacer es guardarse las cosas! Las ideas hay que comentarlas, contrastarlas con las opiniones de allegados, con la de gente mas metida en el tema, con posibles compradores o usuarios, para ver si están de acuerdo, para que hagan aportes a la idea original, para que en definitiva les permita validar lo que ustedes creen.

Ademas lo importante no es la idea, sino la forma. Lo importante es como la van a llevar adelante. En cada bar de la ciudad, todos los lunes surgen varias ideas y soluciones a la deuda externa, al problema de la inflación, con la desocupación, con el hambre. Lo más probable es que incluso todos en algún momento tengan la misma idea de negocio, lo que deben saber es que no importa tanto el qué sino el por qué, el por qué le van a comprar a uno y no al otro. ¿Qué ventaja competitiva tendrá una sobre la otra? ¿Qué modelo de negocio lo llevará adelante?

Adaptación de la idea en el tiempo. Hay que tener flexibilidad y humildad para modificar la idea tanto al inicio como en el medio. He visto mucha gente caer, por abrazar la idea original hasta el final y no querer cambiarla. Las mejores ideas surgen de la tercer o cuarta adaptación de la original. No tengan miedo en explorar otras posibilidades o de intentar reformular algo a mitad de camino para mejorarlo.

Emprender es fácil, lo difícil es crecer. Beneficios en el tercer año, ¿por qué carajo? El modelo de negocio más adecuado es el que da beneficios mas rápidamente y es sostenible a mediano y largo plazo. La sostenibilidad es mas importante que el crecimiento. Si su modelo de negocios no les da esto, revalúen la situación. Muchos dicen que recién al tercer año obtendrán ganancias, entonces cuando el primer año dan perdidas no se preocupan, cuando lo mismo sucede en el segundo, piensan de que está dentro de lo normal. Pero si en el tercer período no logran revertir la situación, ya llevan acumulados 3 años de deudas y un futuro bastante oscuro por delante.

Se deben incorporar los ingresos personales al plan de negocio. Incorporen su sueldo al plan de negocios y elaboren el plan de negocios teniendo en cuenta el peor escenario no el de ventas deseadas. Mucha gente decide no cobrar su sueldo desde un inicio, y sucede muy parecido a lo que planteo en el punto anterior.

Si deciden no cobrar de todas formas, ya que los ingresos no lo permiten, entonces ahorren cuanto puedan antes de dejar su trabajo actual y tengan un colchón antes de empezar, si sus empresas tiene que facturar desde el primer día para que todo funcione, les resultará muy difícil cuando las ventas no los acompañen.

Por último, todo un apartado dedicado a los socios, que pueden encontrar aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta