Como combatir el miedo al rechazo

Le tenemos tanto miedo al rechazo, que esto nos paraliza, nos demos cuenta o no. Y esto nos deja inertes, no nos permite avanzar, tanto en nuestra vida profesional como personal. Comenzamos a tener miedo de ponernos metas altas o fuera de lo común, incluso dejamos de tomar ciertos riesgos.

jefe rechazo

Está bien, admitimos que no es fácil no tomarse los rechazos de manera personal. A todos nos gusta sentirnos aceptados, y lo mismo pasa para con nuestros proyectos profesionales. Cuando ponemos el corazón en un proyecto, este pasa a ser una extensión de nosotros mismos, pero lamentablemente el rechazo es inevitable.

Pero como dicen, cuando una puerta se cierra, otra se abre. Así que, ¿cómo podemos utilizar el rechazo de manera positiva? ¿cómo podemos utilizar el miedo como motivador?

Hace mucho que dejamos de llevar la cuenta de la cantidad de veces que nos dijeron que no (y lo siguen haciendo), podríamos escribir todos los días una anécdota diferente de las negativas que recibimos, pero la buena noticia es que si bien no podemos controlar cuando ni la frecuencia de las veces que nos dicen que no, si podemos controlar nuestra reacción. Aquí un par de datos que pueden servir:

Tener planes B, C y D

Cuando leemos por ahí que debemos planificar, es realmente un fastidio, ya que parece una respuesta obvia, pero es algo que no hacemos y algo que a algunos no nos sale tan naturalmente. La pregunta a hacernos en este caso es: «Ok, ¿y si me dicen que no?» «¿Qué es lo peor que puede pasar?«. Este ejercicio nos hará sentir menos desesperados, y como resultado, menos afectados por el rechazo. Si tenemos otras opciones, seremos capaces de pensar críticamente sobre por qué la idea no funcionó esta vez.

Después de todo, como dice el refrán, no es conveniente poner todos los huevos en una sola canasta. Debemos aceptar que ningún proyecto o idea es perfecta, para comenzar a pensar, ¿dónde estaban las fallas? ¿dónde estaban sus debilidades? El análisis de nuestra idea desde diferentes perspectivas nos ayudará a entender el rechazo y la manera de combatirlo.

Preguntar por qué

No hay pregunta mas elemental y abridora de puertas que el por qué, pero sin embargo es una de las menos utilizadas cuanto al rechazo se refiere. Lo primero que sentimos es vergüenza, seguido por un deseo de escapar del lugar, cuando muchas veces esta simple pregunta nos permite comprender las razones de la otra persona e incluso muchas veces abre la posibilidad de posteriormente salvar lo que nos impide alcanzar nuestro objetivo.

Debemos entonces, en lugar de salir corriendo, preguntar. De esta manera, nos llenaremos de valioso conocimiento.

Transformar el conocimiento en poder

Mientras mas información tengamos sobre por qué rechazan nuestra idea, mejor podremos actuar en el futuro. Normalmente los rechazos se dan son por el mal entendimiento entre las partes, sin embargo, si la idea no es una buena opción para ese momento, van a rechazarla de todas formas, por más de que esté bien explicada. De todas maneras habremos aprendido como vender una idea, o al menos por qué lado no debemos ir.

Hemos aprendido que cuando existe dialogo con la empresa, se gana respeto mutuo. Y si a partir de un rechazo, volvemos con una propuesta revisada, entenderán de que vamos en serio y de que estamos pensando en sus necesidades.

Como en las ventas, debemos entender de que antes del SI tendremos un gran número de NO. Esto que parece angustiante y un poco aterrador es la clave del éxito. Cuando entendemos que el rechazo existe y nos va a suceder, mejor nos va. Si podemos cambiar el rechazo por una oportunidad para mejorar la propuesta, estaremos en camino al éxito.

Rechazo superacion

Si quieren leer un poco más, recomendamos esta nota (en inglés).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario