Las mentiras de los emprendedores

Uno de los servicios que ofrecemos en Drimcom es el asesoramiento a Startups, es decir, a los emprendedores que llegan a contarnos sus ideas y proyectos en marcha, sus expectativas y los problemas que encontraron.

En este tiempo notamos que muchos repiten un discurso armado, que no siempre resulta ser verdad. Hoy queremos compartir algunas frases que deberían dejar de utilizarse, ya que en lugar de hacerles parecer «interesantes» solo les hacen perder oportunidades o incluso legitimidad.

La peor mentira se da ante la pregunta ¿Cómo va todo?, la respuesta:

Todo va bien, Todo está yendo como lo planeado, No podríamos estar mejor

Todo va bien

No, las cosas no van «súper bien» y nunca lo harán. Siempre tendremos problemas, clientes que no pagan (o la falta de ellos), el no encontrar las personas adecuadas para los puestos que necesitamos o empleados que están próximos a irse de la empresa, proveedores que no cumplen con las entregas, problemas edilicios, técnicos, financieros, y muchos motivos más.

¿Y saben qué? es normal tener estos problemas, ese es el día a día, pero mientras más rápido los veamos y aceptemos, más pronto podremos solucionarlos. El negarlos o el no comunicarlos sólo genera que otras personas no puedan ayudarnos o, si no nos ocupamos de los asuntos urgentes, que ocurra un desenlace no deseado.

Otra frase que nos dicen cuando vienen con un proyecto nuevo es:

Nadie hace lo que estamos haciendo

Es una de las mentiras más grandes. Si nadie lo está haciendo podemos tener dos lecturas:

– No hay nicho de mercado para ese determinado producto o servicio.

– Los emprendedores no han analizado bien a su competencia

Tengamos en cuenta que como regla general, cuanto mejor es la idea, más competencia habrá en el mercado. Lo mismo se aplica para la frase: Nadie puede hacer lo que estamos haciendo.

Monos dinero

Si, eso es algo a resolver más adelante. Ahora tenemos cosas mas urgentes que atender

Si, es cierto, hay tiempos para resolver las cosas urgentes, pero no por eso debemos descuidar aquellas que son importantes y que ya hemos identificado. Será muy difícil crecer, avanzar y observar nuevos puntos a mejorar sin corregir los anteriores y además, cada vez que aparezcan esos problemas, solo diremos «Si, sabemos que eso está ahí, ya lo solucionaremos».

Es importante tomar las riendas de estos asuntos y corregirlos uno a uno. Para encontrar el tiempo necesario para resolverlos, recomendamos leer dos notas de nuestro blog: Cómo alcanzar todas las metas que nos proponemos y Cómo alcanzar tus objetivos.

Necesitamos eso, pero no podemos pagarlo

No poder pagar

Otro error común es fijarse sólo en el dinero en caja para solucionar los problemas, y cuando las opciones cuestan más de lo que podemos permitirnos, desestimamos las ofertas o simplemente encontramos la excusa perfecta para no resolverlo y dejarlo ahí. Esto sucede con maquinaría, empleados, asesoramiento, etc.

Pocos analizan cuánto les está costando este error, cuánto costará en el peor escenario posible si no se resuelve y cuánto están dejando de ganar.

No todo es dinero en la vida, solo hay que sentarse a resolver cómo pagarlo. Quizás se pueda hacer una parte del pago con nuestros servicios o productos. Conseguir financiación o fondos que nos permitan adquirir lo que buscamos (pero de esto ya hemos hablado en esta otra nota: Dónde obtener fondos al momento de emprender).

Nuestras proyecciones son conservadoras. Tal investigación dice que nuestro mercado será de 50.000 millones en el año XX

Las proyecciones de los emprendedores jamás son conservadoras. tienden a arriesgar en cuanto a las primeras previsiones, fruto de la pasión con las que afrontan su nueva aventura. Es matemático. Todos los emprendedores, a la hora de mostrar su negocio preparan diapositivas con el objetivo de demostrar que el potencial de mercado para su producto. Es cansador escuchar sobre un futuro tan incierto como quienes vaticinaban que el e-mail moriría o que Internet sólo era una moda pasajera.

Lo importante es validar con la actualidad, con los consumidores que hoy compran o comprarían el producto. Hacer futurología es difícil e incluso puede resultar peligroso al momento de comenzar una empresa.

 

¿Qué otras mentiras podrían agregar a la lista?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario