Cómo convertir el marketing en algo bueno

Esta imagen la tengo hace varios años en mi Escritorio y cada vez que la miro le agrego una vuelta más a la de la derecha:

Mi camino comienza hace diez años, cuando comenzaba a estudiar abogacía, con las ganas de reducir la injusticia de la sociedad, ayudando a aquellos que lo necesitaran y colaborando con mi ciudad desde el lado del derecho.

Hace seis años abandoné la carrera de abogacía y mi trabajo en un estudio jurídico, porque no sentía que eso me generara el entusiasmo que esperaba y no lograba encontrar amar la profesión. Me encantaba el derecho en sí, pero odiaba el ejercicio de la profesión. Busqué entonces dedicarme a algo que me gustara más y comencé la carrera de administración de empresas y a trabajar en una empresa de marketing digital.

Hace cuatro años abandoné la empresa en la que trabajaba con la idea de crear una propia, una a la que me gustara llegar por la mañana, en la que la gente se sintiera a gusto y las discusiones no fueran por los salarios, por la calidad de las sillas o el calor de la oficina. A los pocos meses lo había logrado, tenía buenos clientes, 13 personas trabajando conmigo, una oficina que me encantaba y todo comenzaba a ir bien. Comenzamos a crecer y a hacer cosas que nos gustaban más, logrando llegar a coordinar equipos en 5 oficinas de 3 continentes.

Hace dos años cerré la oficina de Córdoba, mi ciudad, despidiendo a casi 30 personas, mi padre había fallecido hacía poco tiempo y puse todo en pausa para descubrir qué quería hacer. Por primera vez podía parar la pelota sin tener que decidir entre las ofertas que tenía delante, por lo que comencé a buscar qué me apasionaba realmente, analizando a qué me quería dedicar por el resto de mi vida.

Ese proceso fue largo, pero como en toda epifanía, las cosas estuvieron siempre a la vista pero uno necesita ese clic para poder verlo, y fue así que encontré una forma de unir este conocimiento que había acumulado en mis años en Marketing con lo único a lo que le había dedicado una hora diaria durante 12 años: el trabajar en un voluntariado de Servicio en la Comunidad. De repente todo estaba claro, el Marketing se podía convertir en algo bueno para la sociedad, ayudando a aquellas organizaciones que buscan mejorar el estado del mundo, mejorando su imagen, su comunicación y su financiamiento para que logren un mayor impacto con sus proyectos.

Es por eso que desde 2015 mi compañía dio un giro, y ahora trabajo para una mejor Córdoba, brindando herramientas, conocimiento e ideas a organizaciones sociales.

Es un trabajo diferente, pero algo por lo que me levanto con una sonrisa gigante todos los días, algo que me genera orgullo contar y seguir desarrollando.

Esta es la etapa que elijo vivir hoy. Quizás en unos años el horizonte vuelva a cambiar, y no duda en que volveré a dar un giro, siempre queriendo aprender más y seguir creciendo para hacer del mundo un lugar mejor.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario