Un reporte del 2018 de Global Entrepreneurship Monitor señala que en Argentina las mujeres representan un poco más del 40% de la fuerza emprendedora nacional. Datos que se refuerzan con otro informe, también de 2018, de la Asociación de emprendedores de Argentina (ASEA) que revelaba que un 39% de las mujeres encuestadas analizaba la posibilidad de emprender en los próximos seis meses.

En 2019 la Cámara Argentina de la Mediana Empresa reveló que «detrás del 36,7% de las pymes hay una mujer propietaria». Y si bien los números son necesarios, aunque fríos, solo nos dan un breve panorama de cómo, paso a paso, las mujeres, lesbianas, travestis y trans están ocupando espacios dentro del mundo emprendedor.

Por eso en el Día Internacional de la Mujer Emprendedora (19 de Noviembre) le hicimos seis preguntas a seis emprendedoras argentinas para conocer, de primera mano, un poco más sobre sus experiencias y realidades. Con esta primera entrega, le damos inicio a nuestra semana de la mujer emprendedora, en la que vamos a compartirles todos los días una historia diferente sobre las protagonistas de proyectos que pasaron por nuestra Incubadora.

Hoy es el turno de Guadalupe de Kurmi Cosmética Natural.

* FICHA TÉCNICA *

Nombre (o cómo te guste que te llamen): Guada (mamá, jardinera y emprendedora)

De dónde sos: Nací en Catamarca, pero vivo en Córdoba de pequeniña.

Nombre y actividad principal de tu emprendimiento: Mediante un enfoque de trabajo cooperativo y feminista, elaboramos productos de cosmética natural y elementos para el cuidado. Empleamos materia prima agroecológica de forma ética, cuidando el entorno y las relaciones que establecemos tanto con nuestres consumidores como con nuestres proveedores.

Años de vida del emprendimiento: Kurmi Cosmética Natural nació en 2011 después de un encuentro de mujeres en San Marcos.

1.¿Qué te motivó a emprender?

«Creo que se trata de algo que traigo conmigo desde muy chiquita y que se basa en el deseo de la autosuperación. Con Kurmi venía trabajando en un proyecto autogestivo de alimentación macrobiótica y después de un encuentro de mujeres en San Marcos en el que me acerqué a la medicina, al mundo de los aceites esenciales y a cómo llevarlos a nuestra piel y a nuestras cuerpas, definí que ese podía ser uno de los caminos que me gustaría transitar para compartir mis experiencias y mi vida con los demás.»

2. Quizás existió algún que otro día difícil ¿Qué te mantuvo enfocada? ¿Qué aprendiste de esos momentos?

«Pfff, sí que los hubo. Como dije antes, soy madre, en este momento atravesando una situación de violencia familiar bastante compleja, así que hay miles de días difíciles. Pero las ganas de autosuperarme y de mostrarle a mi hija que se puede crear un mundo distinto, son el motor que me mantiene enfocada. Quiero que ella sepa que el trabajo no tiene porqué ser una relación de sufrimiento o esclavización, una connotación que ya es histórica, sino que el mundo del emprendimiento sobre todo desde una mirada colectiva para mí representa otra cosa.

Para mí la capacidad de materializar la organización colectiva y generar nuevas fuentes de trabajo justo que sean responsables con todes los que participen (incluyendo en eso a la pachamama que nos contiene y nos alimenta) es fundamental. Desde pequeña supe que yo no quería trabajar en un sistema que explotara no solo a los humanos sino a la tierra, pero que sí quería trabajar en cosas que me gusten, que cuiden a la tierra y que le hagan bien a otras personas.

Hace poco yo hablaba en voz alta sobre unos productos que tenía que elaborar para cobrar un dinero y pagar x cosa, y mi hija me preguntó, pero… ¿vos hacés Kurmi para tener dinero? ¿no lo hacés porque te hace feliz? y yo solo pude pensar en que ella lo había entendido todo.»

3. ¿Cómo ves el rol de las cordobesas en el ecosistema emprendedor local?

«Siento que es un rol que se está desarrollando, un rol contemporáneo en descubrimiento. Es cooperativo de colaboración mutua. En Kurmi comprendemos que no solo somos mujeres emprendedoras, u hombres emprendedores, somos muches más, y es momento de incluirles.

En ese rol supongo que buscamos ser de alguna manera ejemplo, y no desde lo académico, sino desde el punto de vista de quienes se permiten hacer lo que sueñan ¡y que eso se puede!. A veces se puede solo, sola o sole, pero siempre es mucho mejor si lo hacemos en colectivo. Esa colectividad permite que en conjunto se pueda lograr, porque a veces no basta con las ganas, hacen falta recursos, capacidad productiva, cultural, creativa y financiera.

El rol de les emprendedores cordobeses es poder activar el colectivo para que todes quienes desean emprender puedan hacerlo. El rol es compartir nuestra experiencia para poder crecer en conjunto.»

4. ¿Hubo otres emprendedores que te ayudaron a marcar el camino? ¿Querés contarnos quiénes?

«En general siempre han sido super super mujeres. La primera es mi mamá, alta guerrera de arte, la justicia y el amor. Y además mis amigas hermanas, la Nay (colega, madre y emprendedora) que es productora de ropa en Divina Madre Tierra y que siempre estuvo ahí acompañando en esto de maternar y ser emprendedora. Majo, de Alquimias salvajes, tremenda colega cosmetóloga del equipo local. La Sole, de Patio Mundo, también, una increíble crack.

Puedo decir que por suerte en mi camino se han cruzado personitas poderosas y todas ellas con una capacidad de gestionarse en red destacable.»

5. ¿Qué les dirías o cómo crees que podemos empoderar a otras mujeres para que se animen a convertir sus proyectos en ideas de negocio?

«Lo primero que le puedo decir a otres mujeres, lesbianas, travestis y trans que quieran emprender es que la salida es colectiva. Que emprender es un viaje de ida… que se permitan dudar y ponerse en jaque, que se organicen en colectivo, que no tengan temor a preguntar ni a equivocarse porque es una muy bonita forma de aprender. Y sobre todo, les diría que no están soles. Que somos un montón y que un tropezón no es caída.

Ah y también les diría ¡Qué tranqui! que tenemos mucho tiempo, que respiren las ideas (y varias veces).»

6. ¿Qué le dirías a la Guadalupe anterior a Kurmi?

«Si lo pienso le preguntaría por qué eligió cosmética, un rubro que es tan difícil de habilitar y legalizar jajaja aunque lo cierto es que mi deseo de poder compartir lo que me pasa con las plantas es más grande (y con las plantas me pasan un montón de cosas). Así que a la Guada de antes solo le diría: Dale, que es por ahí. Equivocate, seguí, juntate, volvelo hacer, pero dale que es por ahí. Tranquila que todo llega a su tiempo.«

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta