Llegamos a nuestra sexta, y última entrega, de este ciclo que comenzó siendo pensado para un solo día (en el marco del Día Internacional de la Mujer Emprendedora) y terminó durando una semana. Días atrás conversamos con Silvina, hoy es el turno de Lucía. Ambas son socias y desde hace tres años llevan adelante un emprendimiento de productos naturales llamado Gaia.

Poner en marcha un proyecto propio requiere de inspiración, tiempo y de estar dispuestas a tomar riesgos, ya que inevitablemete nos moveremos de nuestra zona de confort. Pero también es cierto que trabajar en base a un propósito, trae consigo la gratificación de sentir que construímos un futuro mejor para nosotres y para todes.

*FICHA TÉCNICA*

Nombre (o cómo te guste que te llamen): Lucía

De dónde sos: Soy de Tucumán.

Nombre y actividad principal de tu emprendimiento: En Gaia Productos Naturales realizamos productos de higiene personal y de uso diario que combinan la medicina ancestral con la innovación tecnológica. Nuestros productos no solo están elaborados con ingredientes nobles, 100% naturales y biodegradables sino que además investigamos y desarrollamos productos con plantas nativas de nuestra región y de toda la Argentina. 

Años de vida del emprendimiento: 3 años (los cumplimos ahora el mes que viene).

1. ¿Qué te motivó a emprender?

«Algo que me motivó mucho a emprender fue mi personalidad, soy alguien muy inquieta y suelo sacarme de mi zona de confort permanentemente. No me conformo fácilmente, estoy siempre en la búsqueda constante de nuevos espacios que me hagan sentir cómoda y si no los encuentro, intento construirlos.

Al mismo tiempo, y por mi experiencia previa de trabajo en un laboratorio (un espacio hostil con ciertas reglas que para mi no tenían sentido) era importante crear un ambiente laboral que me resultará amigable. Finalmente, para emprender pensé también en la importancia de acercar a la gente productos que no son de fácil acceso y compartir al mismo tiempo, los conocimientos que he adquirido como biotecnóloga.»

2. Quizás existió algún que otro día difícil ¿Qué te mantuvo enfocada? ¿Qué aprendiste de esos momentos?

«Sin lugar a dudas hay muchos momentos difíciles en el camino del emprendedor, aunque en realidad la vida misma es un poco así. Yo tuve que aprender mucho y creo que Gaia me enseñó bastante, sobre todo que cuando las cosas se ponen complejas hay que respirar profundo, no bajar los brazos, escucharse y saber poner pausa en el momento preciso para reencontrarse con una misma.

Gaia nos demanda muchísimo tiempo y a veces dejamos de hacer muchas otras cosas por eso. Me parece importante saber hacer espacio para esas otras cosas, poder marcar nuestro ritmo y encontrar equilibrio.»     

3. ¿Cómo ves el rol de las tucumanas en el ecosistema emprendedor local?

«Creo que como en muchos ámbitos estamos haciéndonos un lugar y abriéndonos camino en espacios donde fuimos excluidas por la simple razón de ser mujeres. Creo que hay muchísima garra en el mundillo emprendedor de mujeres tucumanas y que día a día aumenta el empoderamiento de este sector, aunque sin dudas, falta mucho terreno por conquistar. Si hay algo que aprendí en estos años es que trabajar con mujeres es la mejor opción siempre.» 

4. ¿Hubo otres emprendedores que te ayudaron a marcar el camino? ¿Querés contarnos quiénes?

«Sin duda alguna, muchos emprendedores se cruzaron en mi camino y me ayudaron un montón, especialmente en estos últimos tres años en los que amplié mi red de contactos. No sé si podría decir un nombre específico o puntual, pero sí creo importante agradecer muchísimo a mi compañera y socia, la Chivi, porque he aprendido mucho de ella. Es en quien pienso en este momento si tengo que nombrar a una persona que me haya acompañado y que me haya ayudado en este camino que es emprender.»   

5. ¿Qué les dirías o cómo crees que podemos empoderar a otras mujeres para que se animen a convertir sus proyectos en ideas de negocio?

«Que mucha fuerza, primero que nada. Que la vida es más fácil por ahí cuando una se libera de todas las presiones que la norma nos impone, es más fácil cuando podemos ser genuinas y cuando podemos entender que se trata de un proyecto que nos hará felices.

Otra cosa fundamental que les diría es que se asocien con otras mujeres, que no están solas y que hay formas de hacer las cosas un poco más simples. Me parece que entre mujeres podemos armar equipos espectaculares de trabajo porque estamos muy formateadas para contener, para cuidar y creo que si trabajamos juntas y con una cabeza creadora y creativa, podemos alcanzar cosas enormes.» 

6. ¿Qué le dirías a la Lucía anterior a Gaia?

«Le diría que se prepare para vivir una aventura increíble y que se relaje un toque, que todo va a estar bien.»

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta