El antídoto para la ansiedad cuando estamos por hacer algo: La emoción

Un estudio realizado por Alison Wood Brooks de Harvard Business School nos recordó algo que solemos hacer para lidiar con la ansiedad.

Ansiedad

Si nos sentimos nerviosos antes de dar una charla, presentación u otro gran evento, mucha veces recibimos de la persona que está a nuestro lado los clásicos consejos:

“Respirá profundo”

“Cálmate”

“Lo harás genial, deja de preocuparte!”

Hemos escuchando este tipo de consejos desde que eramos pequeños, pero de acuerdo a una esta nueva investigación de la Universidad de Harvard, esta respuesta normal al estrés puede ser bien intencionada, pero no es del todo correcta. En lugar de intentar calmarnos a nosotros mismos, el estudio realizado sugiere que eso es combatir el fuego con fuego y recomienda emocionarse o exaltarse en su lugar.

El estudio pidió a los participantes llevar a cabo las actividades que le producen ansiedad, como dar un discurso persuasivo para que expertos lo califiquen o incluso hacer karaoke. A algunos les dijeron que debían decirse a sí mismos: “Estoy calmado” antes de entrar en el escenario, mientras que otros se dijeron a sí mismos “Estoy emocionado.” Es un pequeño cambio, pero parece que la forma en que pensamos y respondemos a nuestro nerviosismo tiene grandes efectos, ya sea que cantemos a todo pulmón canciones pop o argumentando nuestro punto, a los que se reconocieron como emocionados les fue mejor que a los que trataban de calmarse.

¿Por qué? “Cuando la gente se siente ansiosa y tratan de calmarse, se está pensando en todas las cosas que podrían salir mal. Cuando están excitados, están pensando en cómo las cosas podrían ir bien“, explica Wood Brooks . Pero puede que nos contesten: claramente no estamos emocionados. Estamos transpirando y temblando y en general somos un desastre para estas cosas. No importa, responde Wood Brooks. Finjan hasta que lo consigan.

“Realmente vale la pena ser positivo, y la gente debe decirse que están excitados. Incluso si ellos no creen que en un primer momento, diciendo: “Estoy emocionado”, fueran a recibir un sentimiento auténticos de la emoción”, dice ella.

Estos resultados pueden ser contrarios a la intuición, pero no son nuevos. Muchos expertos han argumentado que la forma en que pensamos acerca de nuestro estrés es un poderoso determinante del rendimiento, incluyendo el psicólogo de la Universidad de Chicago, Sian Beilock, quien es el autor de Choke: Lo que los secretos del cerebro revelan sobre como hacerlo bien cuando tienes que hacerlo.

“Hay una gran variedad de reacciones cerebrales y corporales que se producen en situaciones de alta presión, y algunos de ellos pueden ser señales de advertencia de que está condenado nuestro rendimiento – especialmente si los interpretamos de manera negativa”, ha explicado Beilock. “Por ejemplo, si usted interpreta un corazón palpitando fuerte como “oh, mierda!”, entonces su rendimiento puede estar a punto de quebrarse. Pero si en lugar de interpretar el mismo corazón acelerado como una llamada a la acción, podría llevar a cabo acciones en un mejor nivel.”

En resumen: tratar de no luchar contra los síntomas físicos de estrés, sino replantearlo como la excitación o la preparación de nuestro cuerpo para la tarea por delante.

¿Cómo trabajan ustedes la ansiedad?

Saltando

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *