Entradas

Llegamos a nuestra sexta, y última entrega, de este ciclo que comenzó siendo pensado para un solo día (en el marco del Día Internacional de la Mujer Emprendedora) y terminó durando una semana. Días atrás conversamos con Silvina, hoy es el turno de Lucía. Ambas son socias y desde hace tres años llevan adelante un emprendimiento de productos naturales llamado Gaia.

Poner en marcha un proyecto propio requiere de inspiración, tiempo y de estar dispuestas a tomar riesgos, ya que inevitablemete nos moveremos de nuestra zona de confort. Pero también es cierto que trabajar en base a un propósito, trae consigo la gratificación de sentir que construímos un futuro mejor para nosotres y para todes.

*FICHA TÉCNICA*

Nombre (o cómo te guste que te llamen): Lucía

De dónde sos: Soy de Tucumán.

Nombre y actividad principal de tu emprendimiento: En Gaia Productos Naturales realizamos productos de higiene personal y de uso diario que combinan la medicina ancestral con la innovación tecnológica. Nuestros productos no solo están elaborados con ingredientes nobles, 100% naturales y biodegradables sino que además investigamos y desarrollamos productos con plantas nativas de nuestra región y de toda la Argentina. 

Años de vida del emprendimiento: 3 años (los cumplimos ahora el mes que viene).

1. ¿Qué te motivó a emprender?

«Algo que me motivó mucho a emprender fue mi personalidad, soy alguien muy inquieta y suelo sacarme de mi zona de confort permanentemente. No me conformo fácilmente, estoy siempre en la búsqueda constante de nuevos espacios que me hagan sentir cómoda y si no los encuentro, intento construirlos.

Al mismo tiempo, y por mi experiencia previa de trabajo en un laboratorio (un espacio hostil con ciertas reglas que para mi no tenían sentido) era importante crear un ambiente laboral que me resultará amigable. Finalmente, para emprender pensé también en la importancia de acercar a la gente productos que no son de fácil acceso y compartir al mismo tiempo, los conocimientos que he adquirido como biotecnóloga.»

2. Quizás existió algún que otro día difícil ¿Qué te mantuvo enfocada? ¿Qué aprendiste de esos momentos?

«Sin lugar a dudas hay muchos momentos difíciles en el camino del emprendedor, aunque en realidad la vida misma es un poco así. Yo tuve que aprender mucho y creo que Gaia me enseñó bastante, sobre todo que cuando las cosas se ponen complejas hay que respirar profundo, no bajar los brazos, escucharse y saber poner pausa en el momento preciso para reencontrarse con una misma.

Gaia nos demanda muchísimo tiempo y a veces dejamos de hacer muchas otras cosas por eso. Me parece importante saber hacer espacio para esas otras cosas, poder marcar nuestro ritmo y encontrar equilibrio.»     

3. ¿Cómo ves el rol de las tucumanas en el ecosistema emprendedor local?

«Creo que como en muchos ámbitos estamos haciéndonos un lugar y abriéndonos camino en espacios donde fuimos excluidas por la simple razón de ser mujeres. Creo que hay muchísima garra en el mundillo emprendedor de mujeres tucumanas y que día a día aumenta el empoderamiento de este sector, aunque sin dudas, falta mucho terreno por conquistar. Si hay algo que aprendí en estos años es que trabajar con mujeres es la mejor opción siempre.» 

4. ¿Hubo otres emprendedores que te ayudaron a marcar el camino? ¿Querés contarnos quiénes?

«Sin duda alguna, muchos emprendedores se cruzaron en mi camino y me ayudaron un montón, especialmente en estos últimos tres años en los que amplié mi red de contactos. No sé si podría decir un nombre específico o puntual, pero sí creo importante agradecer muchísimo a mi compañera y socia, la Chivi, porque he aprendido mucho de ella. Es en quien pienso en este momento si tengo que nombrar a una persona que me haya acompañado y que me haya ayudado en este camino que es emprender.»   

5. ¿Qué les dirías o cómo crees que podemos empoderar a otras mujeres para que se animen a convertir sus proyectos en ideas de negocio?

«Que mucha fuerza, primero que nada. Que la vida es más fácil por ahí cuando una se libera de todas las presiones que la norma nos impone, es más fácil cuando podemos ser genuinas y cuando podemos entender que se trata de un proyecto que nos hará felices.

Otra cosa fundamental que les diría es que se asocien con otras mujeres, que no están solas y que hay formas de hacer las cosas un poco más simples. Me parece que entre mujeres podemos armar equipos espectaculares de trabajo porque estamos muy formateadas para contener, para cuidar y creo que si trabajamos juntas y con una cabeza creadora y creativa, podemos alcanzar cosas enormes.» 

6. ¿Qué le dirías a la Lucía anterior a Gaia?

«Le diría que se prepare para vivir una aventura increíble y que se relaje un toque, que todo va a estar bien.»

Algunos emprendimientos arrancan por una necesidad clara a resolver. En otros casos, existen emprendedoras que dan su primer paso en el mundo del emprendedorismo porque algo les generó una inquietud o un poco de curiosidad. 

Para Pau de Solhé, una de las emprendedoras que formó parte de nuestra Incubadora en 2019, todo comenzó a partir de un simple interrogante. En esta quinta entrega charlamos con ella sobre sus experiencias en ese camino y el significado de cada paso dado.

*FICHA TÉCNICA*

Nombre (o cómo te guste que te llamen): Pau Prado.

De dónde sos: De Mendoza Capital.

Nombre y actividad principal de tu emprendimiento: En Solhé Carga Solar nos dedicamos a brindar soluciones a través de energía solar (térmica y fotovoltaica) para casas, industrias y eventos.

Años de vida del emprendimiento: 6 años (aunque yo me incorporé hace 2).

1. ¿Qué te motivó a emprender? 

“Primero que nada siempre me llamó la atención, sobre todo cuando entré a la facultad a estudiar Ingeniería Industrial. Como estudiantes lo primero que pensamos es en terminar trabajando en una multinacional pero después en el camino me crucé con una materia opcional que se llamaba “emprendedorismo”. Esta materia me abrió la cabeza y me hizo pensar de que había otras opciones que antes no se me hubieran ocurrido, pero aún así sentía miedo de tener que hacerlo sola, de tener que pensar ideas super elaboradas y no ser capaz, cuando en realidad a veces en las ideas más sencillas están las grandes soluciones. 

Esto fue en el año 2017, en el 2018 conozco a Nicolás, que es quien comenzó con el emprendimiento (aunque antes de ser socio, fue mi novio) y en esa oportunidad pude notar que mi interés continuaba aunque me seguía pareciendo un camino difícil. Comencé solo ayudándolo como compañera y entre una cosa y otra, terminé trabajando más oficialmente a principios del 2019.”

2. Quizás existió algún que otro día difícil ¿Qué te mantuvo enfocada? ¿Qué aprendiste de esos momentos? 

“Sí, la verdad que muchos días difíciles. Sobre todo porque cuando los avances dependen de una misma, si se presenta un problema, lo tenés que resolver. Obviamente, siempre hay equipos de trabajo que te acompañan, pero hay decisiones que tenés que tomar, que son determinantes y a veces puede ser incómodo porque en ocasiones aún estamos aprendiendo. 

Enfocada me ha mantenido la responsabilidad de buscar soluciones para esos momentos difíciles, sabiendo que eso dependía de nosotros, de los socios. Con ello aprendí que no hay que desesperarse, la he llegado a pasar bastante mal ante situaciones inesperadas, por suerte y poco a poco he ido aprendiendo a confiar en lo hacemos.”

3. ¿Cómo ves el rol de las mendocinas en el ecosistema emprendedor local? 

“Hay muchas mujeres emprendedoras y en los más diversos mercados (desde tecnología hasta gastronomía). En Mendoza se potencia cada vez más la red de emprendedoras, incluso me asombro de quienes se han animado a hacerlo solas, porque yo trabajo con un equipo de 3 o 4 personas, pero hay muchas que hacen todo en solitario.”

4. ¿Hubo otres emprendedores que te ayudaron a marcar el camino? ¿Querés contarnos quiénes? 

“Sí, sobre todo durante una experiencia PROESUS (de hecho allí conocí a DRIMCOM) en la que tuvimos la oportunidad de compartir tiempo y experiencias con emprendedores de todo el país y con gente que estaba en nuestro rubro (por ejemplo de Buenos Aires, con quienes mantenemos contacto hasta el día de hoy, nos pasamos proveedores y nos consultamos dudas). 

En esa oportunidad aprendimos mucho, pudimos sentir el compromiso y la buena voluntad de los demás emprendedores y las ganas de crear un ambiente colaborativo entre todos. Nos sentimos acompañados y hasta en deuda, por no saber cómo devolver tanta amabilidad que estábamos recibiendo.”

5. ¿Qué les dirías o cómo crees que podemos empoderar a otras mujeres para que se animen a convertir sus proyectos en ideas de negocio? 

“Que no tengan miedo. Quizás en mi caso fue fácil al inicio, porque de no haber conocido a alguien que ya había montado un emprendimiento no sabemos si me hubiese animado a dar el primer paso sola. Sin embargo hoy sé que hubiese sido capaz de hacerlo, todas tenemos esa capacidad y mucho más si se trata de proyectos o de ideas que nos gustan o que buscan hacerle un bien a nuestra comunidad.”

6. ¿Qué le dirías a la Paula anterior a Solhé? 

“Que no tenga miedo y que no dude de qué es capaz, que hoy mirando hacia atrás podemos ver todas las decisiones y toda la experiencia vivida.”

Días antes del «Día Internacional de la Mujer Emprendedora» (19 de Noviembre) desde Drimcom pensábamos ¿cuál sería la mejor manera de abordarlo? Y no solo desde una perspectiva de género, sino también desde lo que las palabras, los colores y las imágenes comunican y provocan en quien lee. De alguna manera, queríamos (y queremos) que se vea y se sienta el empoderamiento que miles de mujeres, lesbianas, travestis y trans están viviendo en nuestro país.

Una de las conclusiones a las que llegamos fue medio contundente, nos dimos cuenta que un solo día no era suficiente, necesitamos más. Y lo que iba a ser de una jornada, se volvió de siete. En esta tercera entrega nos trasladamos a la provincia de Tucumán, allí conversamos con Silvina una de las emprendedoras que fue parte de la Incubadora de Impacto en el año 2019.

FICHA TÉCNICA

Nombre (o cómo te guste que te llamen): Silvina (a la gente a veces le digo que me llame Sil y mis amigues me dicen Chivi).

De dónde sos: Soy de Tucumán y ahora vivo en Yerba Buena (Tucumán).

Nombre y actividad principal de tu emprendimiento: En Gaia Productos Naturales realizamos productos de higiene personal y de uso diario que combinan la medicina ancestral con la innovación tecnológica. Nuestros productos no solo están elaborados con ingredientes nobles, 100% naturales y biodegradables sino que además investigamos y desarrollamos productos con plantas nativas de nuestra región y de toda la Argentina. 

Años de vida del emprendimiento: 3 años.

1.¿Qué te motivó a emprender?

«Me considero emprendedora desde pequeñita, siempre me gustó el arte, la danza, la música… y por lo general, o son espacios alternativos o hay que seguir un camino específico para trabajar de eso, así que siempre me la he rebuscado, por ejemplo dando clases. Gaia específicamente nació de un momento de reflexión sobre mi actividad laboral, ya que trabajaba en una empresa que internamente no me hacía sentir bien.

Quería cambiar de trabajo pero tampoco tenía muy en claro qué quería hacer, así que un día me senté a escribir mis intenciones de una manera clara y salió lo siguiente: ”quiero tener un trabajo que me permita ayudar a los demás, que me haga sentir bien, que no lastime ni genere conflictos o problemas a nadie y que me permita satisfacer mis necesidades de persona adulta”. Al poquito tiempo apareció Gaia y creo que esto no fue casual sino causal.» 

2. Quizás existió algún que otro día difícil ¿Qué te mantuvo enfocada? ¿Qué aprendiste de esos momentos?

«Emprender es una cuestión que te invita constantemente a ciertos cambios y sabemos que antes de cada cambio, está la crisis. Y la verdad es que he tenido varias crisis y todas me han llevado hacia mi misma. Creo que lo más importante y lo que me ha mantenido enfocada ante esas situaciones complejas, es darme cuenta que nada es personal, que todo tiene una razón de ser y que si tenés ganas de animarte, emprender es un desafío en sí mismo. Te invita todo el tiempo a verte, a vencer miedos y superar creencias limitantes para luego trascender fronteras.»

Mi mayor aprendizaje hasta ahora ha sido confiar en mí y sentirme agradecida por cada paso dado.   

3. ¿Cómo ves el rol de las tucumanas en el ecosistema emprendedor local?

«De unos años a esta parte, la presencia de las emprendedoras comenzó a ser cada vez más importante. Las mujeres tucumanas, de todas las edades, se animaron a crear su propio trabajo. Aunque todavía creo que la mujer no ocupa los espacios que realmente puede ocupar.

Me sigue haciendo ruido que por momentos parezca que la mujer emprendedora es solo la que teje, la que hace artesanías, la que pinta, como si ese fuese el único lugar a ocupar, y ojo que no está mal, está muy bien solo que en estos espacios de emprendedurismo sigue habiendo puntos en los que se debe crecer.»

4. ¿Hubo otres emprendedores que te ayudaron a marcar el camino? ¿Querés contarnos quiénes?

«Xinca Eco Shoes es una empresa que me deslumbra, me fascina todo lo que hace y creo que ellos despertaron un gran interés en mí en lo que a triple impacto se refiere. Al mismo tiempo, el año pasado pude conocer a muches emprendedores de PROESUS quienes acrecentaron aún más mi amor por emprender y me ayudaron a entender el valor que tenía lo que estaba haciendo.» 

5. ¿Qué les dirías o cómo crees que podemos empoderar a otras mujeres para que se animen a convertir sus proyectos en ideas de negocio?

«Creo que lo importante para empoderar tiene que ver con esto de creer y de confiar. Nuestra sociedad tiene estandarizado que una mujer confiando en sí misma, es mejor que no suceda. Para mi la mujer tiene una fuerza interna y una capacidad de ponerse en el lugar de los demás que le permite tener visión e ideas, para luego crear y con muy poco hacer mucho. También les diría que es importante dejarse ayudar y que cuando no se sabe, es mejor aprender a pedir ayuda.»

6. ¿Qué le dirías a la Silvina anterior a Gaia?

«Muchas cosas… pero sobre todo, le diría que realmente siempre hay segundas oportunidades (y terceras y cuartas y quintas) y que está muy bien que siga a su corazón. Ese corazón sabe y aunque quizás no lo vea hoy… lo que se viene va a ser increíble.»

Se dice que toda historia comienza con un primer paso. No hace mucho entramos en la cuenta de que al nuestro lo dimos allá por el 2011. Lo que significa que, cuando menos lo notemos, DRIMCOM cumplirá diez años. Y aunque lo que dice Andrés Calamaro en una de sus letras suene trillado “si diez años después te vuelvo a encontrar en algún lugar, no te olvides que soy distinto de aquel pero casi igual”, quizás se ajuste bastante a nuestra historia.

Como es de imaginarse, en tantos años, hemos concretado cientos de proyectos. Aunque para ser honestos, también hubo de los que se quedaron en el camino. Si tuviésemos que responder ¿cómo llegamos hasta acá? diríamos que la clave estuvo, está y estará en la fortaleza de los diversos equipos de trabajo que se fueron conformando y al aporte de cada uno de ellos.

La misión de DRIMCOM ha mutado a tal punto que comenzamos como una agencia de marketing digital que buscaba hacerse un espacio en el mundo dinámico de los negocios en Internet. Y hoy, somos una Incubadora de empresas de triple impacto (económico, social y/o ambiental), especializada en Innovación. Nuestra misión es transformar la matriz productiva de un sistema que nos lleva al colapso humanitario, por una matriz regenerativa que permita seguir generando sociedades más justas.

Una apuesta a los emprendimientos sociales con impacto

La experiencia nos volvió alquimistas del cambio, tomamos lo que sabemos/conocemos y lo transformamos en herramientas que aporten soluciones innovadoras. En efecto, DRIMCOM es la primera incubadora de triple impacto de la provincia de Córdoba. Desde el año 2014 ha incubado a más de 60 proyectos que hoy impactan social y/o ambientalmente.

Sin embargo, las soluciones mágicas no son nuestra especialidad. Estamos convencides que cada organización, sector y momento, es único y debe ser analizado desde lo particular para obtener los mejores resultados.

El trabajo colaborativo es parte de nuestro ADN y nos mueve la idea de crear COMUNIDAD. Por esto, a nivel local en 2014 desarrollamos MINGA, la primera red de empresas y emprendedores sustentables de Córdoba. En 2016 co-fundamos NEXO, una alianza de incubadoras de triple impacto a nivel nacional.

En 2017 emprendimos Espacio Abasto, un Laboratorio de Futuro en la Ciudad de Córdoba y lugar de encuentro para la comunidad emprendedora, el sector público, académico y privado.

Nuestra apuesta por una sociedad que regenere su entorno, con mejores organizaciones y profesionales comprometidos sigue en pie. En los últimos cuatro años también hemos trabajado con los tres niveles de gobierno, siempre enmarcando sus acciones en el emprendedurismo sustentable.

Diez años no es mucho, si nos comparamos con la larga historia universal. Pero si pensamos que para contar hasta diez usamos todos los dedos de las dos manos, definitivamente no es poco.

Nosotres continuaremos trabajando con la certeza de que resta mucho por hacer. El mundo no soportará 50 años más del actual sistema y somos la generación que comienza a ver sus consecuencias. Es necesario generar un cambio y sentimos que es nuestra responsabilidad hacerlo. En estos casi diez años, seguro hemos cometido algunos errores, pero cada uno de ellos se ha transformado en un aprendizaje para seguir innovando.

Si la búsqueda de los alquimistas, en responder preguntas sobre la naturaleza de la materia, dio origen a una ciencia como la química… nuestro anhelo continuo de cambiar el mundo, bien podría sorprendernos algún día de estos.

Sí, somos locos, pero de los lindos.